DISPUTATIO 1

Un abordaje de lo que pasa

Patrick Barillot

Allí donde Freud creía que el núcleo traumático era lo propio del neurótico, Lacan generaliza el pariente1 traumático a todos los hablantes.

A lo que no pasa, el para todos del pariente traumático, Lacan añade lo particular de lo que pasa entre las generaciones. Sustituye el núcleo traumático freudiano por lo que él llama la roulure2, es decir: el aprendizaje que soportó el analizante de una lengua entre otras, que es para él lalangue3.

El término roulure probablemente haya que entenderlo en su connotación de licencia sexual, puesto que roulure es un término peyorativo para designar a una prostituta.

La roulure nos indicaría por tanto que lalangue singular, que le viene al niño del Otro, vehicula los goces de este Otro y a este respecto algo pasa del uno al otro.

Que la lengua materna pueda ser vector de una forma de goce vuelve a encontrarse en la característica de toda lalangue calificada de ser una obscenidad, y sabemos que la obscenidad en Lacan hace referencia al goce de los cuerpos.

Al hacer equívoco entre esta obscenidad y la otra escena de Freud, con esto nos indica que lalangue es parte interesada de esta otra escena, es decir lo inconsciente, que el lenguaje ocupa.4


1 En el sentido de uno de los padres (padre o madre). [NdT]
Roulure es un substantivo formado a partir del verbo rouler, rodar. Se trata de la acción de rodar.
También se llama roulure a una mujerzuela. [NdT]
3 J. Lacan, Seminario XXIV, L’insu que sait de l’une-bévue (inédito), lección de 19 de abril de 1977
«Es así como se expresa formalmente, a saber, que a medida que el sujeto enuncia algo más cercano a su núcleo traumático – este supuesto núcleo, que no tiene existencia, no hay más que roulure, el analizante es tal como su analista, es decir… como señalé al invocar a mi nieto …el aprendizaje que soportó de una lengua entre otras, que es para él lalangue…»
4 Ibid, «Cualquiera que sea lalangue es una obscenidad. Lo que Freud designa con – perdónenme aquí el equívoco – l’obre-scène, es también lo que llama l’autre scène (la otra escena), la que ocupa el lenguaje con su estructura, estructura elemental que se resume en la de la parentela.»


Patricia Dahan

Réplica a este abordaje de lo que pasa

La asociación de los dos términos, lalangue y obscenidad, es poco frecuente en Lacan, pero se deduce de sus dichos. En la «Conferencia de Ginebra»1 Lacan precisa que lo que va a “sustentar el síntoma” se encuentra en la materialidad de las palabras, el moterialismo, es decir, lo de goce que se expresa en lalangue. Un poco más adelante, en esta misma conferencia, compara al niño con una “criba que se atraviesa, a través de la cual el agua del lenguaje llega a dejar algo tras su paso”.2

La lengua, antes del aprendizaje de la lectura y de la escritura, es puro goce de lo hablado, los afectos se expresan directamente en lalangue para el niño. Hay lo que se transmite a través de la educación y la cultura y lo que pasa, lo que atraviesa la “criba” para dejar en ella algunos detritos, cuyos fragmentos puede revelarnos el análisis y sorprendernos.


1 J. Lacan, « Conferencia en Ginebra sobre el síntoma».
2 Ibidem


Colette Soler

Réplica: Sobre «roulure», una lectura posible

En efecto, el término designa literalmente, desde el siglo XX a una prostituta. Una trabajadora del goce ciertamente, pero del Otro, el amo masculino. También es posible un uso figurado. Lacan lo usa en Televisión, evocando como roulures «los furcios que constituyen una reserva para el clasicismo»1. ¡Nuestros grandes, Corneille y Racine, entre otros, cuyas obras callejean al servicio de los modos de goce propios del discurso del amo cuando inventan la noción de “gloria” en la que el uno de lo político y del amor se unen! Aplicado a la generación que instila lalangue al niño esto dice que el uso de lalangue de la generación educadora es una “édupation2 — al servicio de un discurso.


1 Cf. Lacan J., «Televisión», en Otros escritos, Editorial Paidós, Buenos Aires, 2012, pág. 552. [NdT]
2 Término forjado con “educación” condensando éducation y duper, que en francés significa engañar, embustir. [NdT]


Es posible participar en el debate completando el formulario que se encuentra en el Espacio Debate, luego su comentario será enviado a la Comisión Científica, el remitente recibirá una respuesta por correo electrónico antes de la publicación.