DISPUTATIO 3

Lo que no pasa entre las generaciones

Clotilde Pascual


Podemos hablar de lo más íntimo y lo más extraño, aquello que para Freud era lo siniestro1, y que desde Lacan le damos el nombre de lo traumático del goce. Es lo que Lacan denominó con el nombre del Uno sólo2, el Uno del goce, sin el Otro, que habita en el seno de lalangue. Sin embargo, las generaciones interpelan con la pregunta, ¿cómo hacer con el goce del Otro? Ante esto, surge la insistencia del Uno del goce, por fuera de toda semántica, ya que esta dimensión de goce deja al sujeto confrontado con la soledad. Se ve bien en el síntoma del niño, como exponente de lo sintomático de la pareja parental.3 Ese goce del niño no se puede atrapar, en el mejor de los casos hace un síntoma propio, como acontecimiento de cuerpo.4


Freud, S.,Lo siniestro [1919], OC, Biblioteca Nueva, Tomo VII.
2 Lacan, J., Seminario 19 …o peor [1971-1972], Editorial Paidós, 2012, páginas 162, 163. 
3 Lacan, J., «Nota sobre el niño», El Analiticón nº 3, página 17.
4 Soler, C., Presentación del tema de las Jornadas de la IF, Roma, 10/11 julio 2021, en Lo que no se hereda. 


Carmen Gallano

Para Lacan “pasa” entre las generaciones lo traumático del verbo, del malentendido. “Formáis parte de la cháchara de vuestros ascendentes […] nadaban en el malentendido a cual más” — nos dice en su último seminario, antes de irse a Caracas. Entonces, lo que nos sostiene en el inconsciente se enraíza en esa transmisión del malentendido, de generación en generación1. Solo que el niño se defiende de esa locura separándose con su fantasma, con el que se engendra en la falla del Otro. ¿No podríamos decir entonces que el fantasma hace existir al Otro que no existe con una versión, la del sujeto, la de su ser, la suya propia? ¿No es eso lo que “no pasa” entre las generaciones? ¿No es el Otro sino versión fantasmática? El síntoma deja al sujeto solo, con un real que expresa la falla de ese fantasma, un retorno de lo real a la subjetividad, malestar que permite el psicoanálisis…


1J. Lacan, « Le malentendu», in Ornicar? 22-23, 16-VI-1980.


Es posible participar en el debate completando el formulario que se encuentra en el Espacio Debate, luego su comentario será enviado a la Comisión Científica, el remitente recibirá una respuesta por correo electrónico antes de la publicación.